FANDOM



Este artículo es una transcripción castellana del episodio "Al Planeta Natal de un Salto". Es el vigésimo quinto episodio de la quinta temporada de Steven Universe, el centésimo quincuagésimo tercero de la serie en general.

SinopsisEditar

Steven viaja para visitar a la familia.

PersonajesEditar

Personajes mayoresEditar

Personajes menoresEditar

TranscripciónEditar

(Se ve el Templo con las naves de Diamante Azul y Diamante Amarillo destruidas)

Diamante Azul (llorando de alegría): ¡Oh!, ¡oh Rosa!, no me lo puedo creer. (acaricia a Steven contra su mejilla) ¡Así que estabas aquí! (ríe y llora de felicidad, mientras sifue frotando a Steven contra su mejilla)

Granate (llorando): ¡No podemos dejar a Steven con Diamante Azul, es una destructora!

Bismuto (llorando): No le va a hacer daño, mírala. (Diamante Azul acariciando a Steven mientras ríe). Está convencida de que es uno de ellos.

Amatista (gritando mientras llora): ¡Que alguien... pare... a Diamante Azul!

Connie: Pero... ¿Estáis bien?

Perla (llorando): Es el... (se suena la nariz) poder de Diamante Azul, está muy contenta de que Diamante Rosa no fuera destruida.

(Diamante Amarillo intenta levantar su nave, fracasando en el intento y rompiendo parte de ella)

Diamante Amarillo: Hm... ¿Cómo pudiste hacernos esto, Rosa? Nos hiciste creer que te habían hecho añicos. ¿A qué viene ese disfraz? ¿Por qué pones esa voz? ¿Por qué no dijiste nada durante el juicio? Azul... ¿Podrías dejar de llorar? No veo nada... (Se seca las lágrimas y sacude sus dedos encima de las Gemas de Cristal, mojándolas)

Diamante Azul: Perdón... (Se seca las lágrimas y baja a Steven)

Steven: Mi madre no se lo contó a nadie... (Perla lo interrumpe) Bueno, a casi nadie.

(Diamante Amarillo se le acerca)

Diamante Amarillo: ¿De qué estás hablando?

Steven: Verás, parece que mi madre... Ay, vale. Que no sabéis lo que es una madre. A ver, Diamante Rosa tomó la forma de Cuarzo Rosa después de fingir su destrucción. Luego Rosa se unió a mi padre para crear una nueva vida, yo. Heredé de ella su gema y algunos de sus poderes, pero... eso es todo. Yo... no conservo los recuerdos de Diamante Rosa. Lo siento.

(Amarillo se acerca y mira la gema de Steven)

Diamante Amarillo: Hm... seguro que tus recuerdos están ahí escondidos, Rosa.

Steven: En realidad, me llamo Steven.

Diamante Azul: ¡Cielos ¿Cómo conseguiste sobrevivir? Atacamos el planeta y destruimos todas las gemas que habían en él.

Steven: En realidad no fueron destruidas...

(Se ve la nave del Ciempiés. Diamante Amarillo llega en el portal. Steven abre la compuerta de la nave de donde sale Ciempiés y come unas papitas que Steven le da)

Diamante Amarillo: ¿Qué es lo que tengo delante? (Ciempiés queda boquiabierta) Nada pudo haber sobrevivido a nuestro ataque.

Steven: A Ciempiés le frieron el cerebro. Intenté curarlo, pero no funcionó.

Diamante Amarillo: ¿Curarlo?

Steven: Pero a lo mejor vosotras sí podéis, sois mucho más fuertes que yo, y yo casi lo consigo.

Diamante Azul: Verás..., esto no es algo que solamos hacer.

Diamante Amarillo: Esto es completamente inaudito.

Steven: Si lo hicisteis vosotras, tenéis que ayudarlas, ¡a todas!

Diamante Amarillo (Se arrodilla): Mmm... Está bien, lo intentaré, pero no prometo nada.

(Diamante Amarillo frota sus manos causando electricidad y toca al Ciempiés, haciendo que su forma física sea curada. Todos están sorprendidos y Ciempiés mira a todos)

Diamante Amarillo: Ya está, como nueva.

(Ciempiés se comporta de forma muy hostil, y además no es capaz de mantenerse en pie)

Diamante Amarillo: Puede que sea muy tarde para ella.

Diamante Azul: Con delicadeza, Amarillo.

(Diamante Azul toca su pecho y toca al Ciempiés, calmándola)

Diamante Azul: Mucho mejor.

Ciempi: ¡No por favor, no! No, no nos van a... ¡No por favor, no! No nos van a...

Steven: ¿Ciempi?

Ciempi: ¡No por favor, no! No nos van a... ¡No por favor...! No... (Steven utiliza su saliva y cura la mente de Centirabajo)

Steven: Ciempi, tranquila, tranquila...

(Todos la miran sorprendidos)

Nefrita: ¡Nefrita! Faceta 413 Cabujón 12.

Amatista (gritando): ¡¿Qué?!

Granate: Increíble...

Nefrita: Lamento no haber cumplido la orden de evacuación, Hesonita. Hicimos todo lo posible para escapar antes del ataque, pero... ¡Estáis aquí, ha funcionado! Habéis logrado vengar a Diamante Rosa, ¡habéis destruido a Cuarzo Rosa!

(Las Diamantes la sueltan y ella se corrompe otra vez)

Diamante Amarillo: Ah... Rosa... ¡¿Cuántas gemas en perfecto estado nos obligaste a destruir?!

Diamante Azul: Shhh... Amarillo, Rosa ya ha sufrido bastante, ha estado atrapada en este horrible planeta junto a estas... criaturas.

Steven: Hazlo otra vez, ¡ha funcionado!

Diamante Amarillo: ¿Cuánto tiempo quieres que la mantengamos en ese estado?

Steven: No lo sé, ¡para siempre! Es culpa vuestra, ¡tenéis que arreglarlo vosotras!

Diamante Amarillo: No hay mucho que podamos hacer, si estuviéramos las cuatro...

Diamante Azul: ¡Ay, no! no podemos dejar que vea esto.

Steven: ¿Quién? ¿Quién puede ayudarnos?

Diamante Amarillo: ¿Tú quién crees? ¡Blanco!

(Todos quedan atónitos)

Perla (Nerviosa): ¿Diamante Blanco?...

Amatista: ¿Qué?

Perla: Steven... Diamante Blanco no es como nosotras, ni siquiera es como ellas. (Diamante Amarillo reconforta a Diamante Azul) No tienes idea de lo que es capaz...

Steven: Solo quiero hablar.

Diamante Azul: Dudo que tuvieras suerte con eso. Blanco lleva eones sin salir del Planeta Natal...

Steven: ¡Pues vamos al Planeta Natal!

Diamante Amarillo: ¡¿Cómo?! Tus amigos y tú habéis destruido nuestras naves.

Diamante Azul: A no ser.. que todavía tengas la tuya.

(Van al desierto)

Steven: ¡Este sitio está lleno de cosas de mamá! Así que seguro que está escondida por aquí. Nos dividiremos en grupos para rastrear mejor la zona. Está justo detrás de esas pirámides rosas.

(Diamante Amarillo y Azul miran a Steven, esperándose que esté siendo sarcástico)

Steven: Hay mucho terreno por cubrir, nos llevará su tiempo. Ya sé que hace un calor brutal, pero si no nos rendimos, estoy seguro de que la encontraremos. (Steven activa la nave de Rosa sin darse cuenta)

Bismuto: Ah... Steven.

(La nave de Rosa empieza a temblar)

Steven: ¡¿Ah?!

(La nave de Rosa se levanta)

Steven: ¡Oh! (Se ríe)

(La nave envuelve a Ciudad Playa en oscuridad momentáneamente, mientras que todos están en shock. La nave desciende en el templo)

Priyanka Maheswaran: Lo vas a hacer genial. ¿Seguro que tienes de todo? Comida, agua, ¿y tu espada?... No puedo creer que lo haya dicho.

Connie: Tranquila, mamá. Esto es una misión diplomática.

Perla: Y yo estaré a su lado en todo momento. Conozco el planeta, tiene atmósfera, así que podrá respirar.

(Se hace una toma de la nave de espaldas)

Priyanka Maheswaran: Bueno, ten cuidado. Y vuelve sana y salva.

Connie: ¡Gracias, mamá! ¡Gracias, papá! (Abraza a sus padres)

Amatista: ¡Qué fuerte! Por fin voy a ir al Planeta Natal, fijo que hay más Amatistas.

Greg: Te quiero, Steven, ten cuidado ahí arriba.

(León se lame la pata)

Steven: Yo también te quiero, volveré dentro de nada.

(Steven va a abrazar a León)

Steven: ¡León!, ven aquí, colega.

Greg: Granate, ¿debería preocuparme?

Granate: Steven... estará a salvo. (Garnet levanta a la Gata Steven para dársela a Greg) ¿Te importaría regar esto mientras estamos fuera?

Greg: Oh... ¡Eso está hecho!

Steven (Mientras abraza a León): No me eches mucho de menos (Se ríe).(Steven observa a Bismuto) Bismuto, (Le toma la mano) ¿estás lista?

Bismuto: Yo... (Ambos miran las naves de las Diamantes) No voy a unirme a un séquito de Diamantes. Sé por qué lo hacéis, lo entiendo perfectamente. Pero no pienso poner mi gema en su yunque.

Steven: ¿Yunque?

Bismuto: Vale, te lo voy a explicar con una frase que entiendas. Estás a apunto de meterte en las fauces del león, por suerte, tú también eres un león, tienes que rugirles en su propio idioma, solo tú puedes hacerlo.

Steven: Vale...

Bismuto: Además, me necesitáis aquí en la Tierra. Alguien tiene que vigilar a estas dos mientras estéis fuera. (Le muestra las gemas de Lapislázuli y Peridoto) Estaremos aquí cuando vuelvas.

Steven: Mmm... ¡Vale! (Va corriendo hacia las chicas) ¡Al Planeta Natal!

Connie: ¡Sí!

Amatista: ¡Mola!

Diamante Amarillo (Sarcástica): Fantástico...

(Steven se pone en los pies de la nave para poder controlarla, una energía rosada lo cubre de pies a cintura)

Amatista: Te quedan súper guais, Steven.

Steven: Gracias.

Diamante Azul: Ah... Hacía tanto tiempo que no estábamos juntas en la nave de Rosa... (Hace que todos lloren)

Diamante Amarillo: Por favor, Azul, ¿podemos continuar?

Diamante Azul: Sí, (Se seca las lágrimas) claro.

(Steven se seca las lágrimas)

Perla: Para despegar tienes que tomar carrerilla.

(Steven pone en marcha la nave, caminando con bastante torpeza)

Greg (desde fuera): ¡Tú puedes, Steven!

(Todos en la nave están nerviosos o preocupados a excepción de Azul, esto causado por el dudoso despegue)

Steven: ¡Agarraos, despegamos!

(La nave despega finalmente, ascendiendo cada vez más)

Steven: Ah... Seguro que mi madre despegaba de forma más elegante...

Perla: Heh... No, no creas.

(La nave va rumbo hacia el Planeta Madre muy rápidamente, Connie y Amatista están dormidas en el regazo de Granate)

Steven: ¿No deberíamos llevarle un regalo? Vamos a presentarnos allí sin avisar, y quiero causar una buena impresión. Su ayuda es importantísima para las gemas corruptas.

Perla: Steven...

(Diamante Amarillo interrumpe a Perla)

Diamante Amarillo: Uhm, ¿buena impresión? Tendremos suerte si vuelve a hablarnos después de esto.

Steven: Pero...

(Diamante Azul lo interrumpe)

Diamante Azul: Lo cierto es que... Blanco... es bastante... complicada.

Diamante Amarillo: Aparecer en esta nave es una prueba irrefutable de que los últimos seis mil años han sido el fracaso más estrepitoso de toda la galaxia y nosotras somos las culpables. Si no quieres pasar los próximos mil años en una burbuja, te sugiero que me dejes hablar a mí.

(Steven se queda callado y preocupado. La nave avisa que llegaron al Planeta Madre)

Perla: Ahem... Hemos llegado.

(Todos están preocupados)

(Connie se despierta)

Connie: (Bosteza) ¿De verdad?

(Granate se levanta haciendo que Amatista se golpee con el suelo)

Amatista: Ah. ¿Qué... pasa?

Steven (Observando por la ventana): El Planeta Natal.

(La nave aterriza)

Diamante Amarillo: Esperad aquí, Azul y yo os recogeremos cuando a Blanco se le pase el enfado.

Diamante Azul: Y puede llevar su tiempo.

Steven: Pero...

Granate: (Interrumpe a Steven) Esperad... ese ruido.

(Salen de la nave en una cápsula, una multitud festeja en forma de coro el regreso de su Diamante)

Steven (Impresionado): Hala... puede que no nos vaya a ir tan mal.

(Un sonido calma a la multitud. Llega una cápsula blanca y todos miran hacia ella. De ella emerge una Perla haciendo que todos se asusten)

Diamante Azul (Nerviosa): La Perla de Blanco. (Diamante Amarillo la mira disgustada)

Perla Blanca: Diamante Rosa, os están esperando.

Diamante Amarillo: Vamos, Azul...

Perla Blanca: Solo se requiere la presencia de Diamante Rosa. (Se dirige hacia Steven)

Steven: Ah... a lo mejor podemos... (Es encerrado en ese orbe blanco con Perla Blanca)

(Todas se asustan)

Amatista: ¡Espera!

Perla y Connie: ¡Steven!

(El orbe lleva a Steven y Perla Blanca hacia una nave. Perla Blanca sale por una pared con su habilidad de intangibilidad)

Steven (Extrañado): ¿Ah...?

Diamante Blanco: ¡Rosa! ¡Eres tú! Luz Celestial, nos diste un susto terrible. Qué alegría volver a verte sana y salva.

Steven: Um... Hola, yo...

Diamante Blanco: Con respecto a tu última travesura, me alegro de que se haya acabado. ¿Te has divertido? ¿Seguro que te has quedado agusto?

Steven: Yo...

Diamante Blanco: Bien, bien. Es un alivio para todas. Bienvenida a casa, Rosa.

(Steven es llevado en el orbe blanco a una habitación rosada. Mira al horizonte donde se encuentra la nave de Diamante Blanco)

(Fin del episodio)
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.