FANDOM


Doug Fuera/Transcripción latinoamericana
Temporada 4, Episodio 22
Doug Out Card HD
Fecha de estreno: 9 de mayo del 2017 (E.U.A)
15 de enero del 2018 (L.A)
21 de enero del 2018 (España)
Créditos
Transcripciones
Anterior
"León 4: Final Alterno/Transcripción latinoamericana"
Siguiente
"El Buen Lars/Transcripción latinoamericana"



Este artículo es una transcripción latinoamericana del episodio "Doug Fuera". Es el vigésimo segundo episodio de la cuarta temporada y el centésimo vigésimo quinto de la serie en general.

SinopsisEditar

Steven y Connie van con el padre de Connie a vigilar.

PersonajesEditar

Personajes principalesEditar

Personajes menoresEditar

TranscripciónEditar

(El episodio comienza con Steven y Connie en la Caminata Frita).

Steven: Gracias por las sobras, Peedee, (se está yendo) y dile a Ronaldo que espero que su raro salpullido mejore.

(Steven y Connie se sienta en una banca para comer las sobras). Steven: (comiendo) La vida puede ponerse intensa, ¿no?

Connie: Especialmente tu vida (pensando) veamos, (contando con los dedos) rapto alienígena.

Steven: (puntualizando) Ir a un extraño zoológico para humanos en el espacio.

Connie: (aún contando con los dedos) Y escabullirte justo frente de un par de tiranas intergalácticas.

(Steven y Connie se ríen).

Steven: (mientras sostiene una sobra a lo alto) Bueno, es bueno saber que aún podemos tener días pacíficos como este sin ningún problema (intenta lanzarse la sobra a la boca pero falla, él y Connie se ríen).

Connie: Casi.

Sr. Maheswaran: (con un megáfono y desde su auto) ¡Oye, niño! Deja esas sobras de papas, déjalas.

Steven: Oh no, es la policía.

Connie: ¿Uh?

Steven: Tantos años de ordenar fuera del menú finalmente vinieron a cenarme.

Connie: ¿Quieres decir a cazarte? Steven, ni siquiera es una patrulla, es solo...

Steven: (se levanta y va con las manos en alto) ¡Me rindo! Sabía que estaba rompiendo las reglas pero aún así lo hice, las sobras de las papas fritas me engañaroon.

Steven: (rodea a Steven de manera lateral, riéndose) Papá, ya deja de bromear.

Sr. Maheswaran: ¡Vamos, Connie! Casi confiesa (retira su megáfono).

Steven: ¡Señor Maheswaran! (se cae, casi desmayándose).

Sr. Maheswaran: (dejando su megáfono en el auto) Vaya, (se acerca a Steven y a Connie) nunca creí que se lo tomaría tan en serio (se acuclilla) ¿te encuentras bien, Steven?

Steven: Oh, sí. Me encanta aquí abajo.

Sr. Maheswaran: ¿Y cómo se encuentra mi intrépida espadachina favorita?

Connie: Estoy bien.

Sr. Maheswaran: ¿Sabes, Steven? Tal vez estés deshidratado. Quizás por comer toda esa basura antes de cenar.

Steven: Con todo respeto, las sobras de papas no son basura.

Connie: No te preocupes, solo está bromeando.

Sr. Maheswaran: (riéndose) Lo siento, Steven, vamos a levantarte.

Connie: (mientras los tres se dirigen al auto de su papá) ¿Y qué estás haciendo en Ciudad Playa, papá?

Sr. Maheswaran: (sacando un papel) Vine aquí por un trabajo de hecho, la compañía de seguridad privada en la que trabajo recibió una llamada de un señor (mientras lee) "Harold Sonrisas" diciendo que alguien ha estado entrando a Divertilandia cuando cierra. Así que estaré aquí toda la noche (mientras se ajusta los lentes) en una vigilancia.

Steven: ¡Vaya, una vigilancia!

Connie: ¡Papá, eso es súper genial!

Sr. Maheswaran: Sí, (sonrojándose) es bastante genial, ¿ah? Protegiendo a los ciudadanos de Ciudad Playa, igual que ustedes, chicos.

Connie: ¿No sería divertido, Steven?

Steven: Me encantaría estar en una vigilancia.

Sr. Maheswaran: Tal vez ustedes puedan ayudarme esta noche (les guiña el ojo).

Steven y Connie: (al unísono) ¡¿Quéeee?!

Connie: ¿Aunque no somos personal oficialmente autorizado?

Sr. Maheswaran: Oigan, ¿por qué no? Probablemente solo sea un niño merodeando. ¡Oye, niño! (mira a Cebolla, él lo saluda) Sí, hola, el letrero sobre ti dice "No merodear" (Cebolla se encoge de hombros y se va) empiezan más jóvenes cada año... ¿Entonces, están listos para esto? Algunos de estos jóvenes pueden usar lenguaje muy ofensivo.

Connie: Oye, Steven, ¿quieres ayudar a arruinar la noche de un chico?

Steven: Siempre.

(La escena cambia a la noche, donde se ve que los tres ya están por entrar a Divertilanda, con el auto estacionado).

Steven: (mirando atrás y susurrando) No hay nadie merodeando atrás.

Connie: (susurrando) Las cosas parecen tranquilas hasta ahora.

Sr. Maheswaran: (susurrando) Sí, claro, nadie va a intentar saltar la cerca con nosotros aquí. Pero nunca se sabe, a veces incluso salgo del auto.

Steven y Connie: (al unísono) Vaya.

Sr. Maheswaran: Y estoy seguro de que ustedes tienen largas esperas cuando están salvando el mundo, no puede ser ¡bam, pum y acción todo el tiempo!

Steven: Oh, ya quisiera. Hay muchas peleas, es decir, como que heredé una guerra intergaláctica...

Connie: (revisando una caja) Oye papá, ¿qué es esta caja?

Sr. Maheswaran: Oh, ah, le confisqué eso a un niño que estaba robando en una tienda de disfraces.

Steven: (sacando un bigote de la caja) ¡Vaya! En realidad podría usarlo para disfrazarme. Nunca nadie necesita ir... ¿de encubierto?

Sr. Maheswaran: ¿Cómo sabes que no estoy de encubierto... (se quita los lentes) ahora mismo? (Steven y Connie lo miran con sorpresa) Solo bromeo, (se pone los lentes otra vez) los necesito para ver. Pero si quieren jugar con esas cosas, adelante.

Connie: De acuerdo, bien, quiero estar de encubierto, yo seré... (se coloca una gabardina y sombrero rojos) ¡Verónica Cucamonga!

Steven: (colocándose un sombrero verde) ¡Y soy yo, Peter Pizzapoppolis (hace un gesto con los dedos) de Italia!

Connie: ¿Pizzapoppolis? Eso suena griego. ¿Seguro no quieres nada, papá? (saca una nariz de payaso) Hay una nariz de payaso (la aplasta y suena).

Sr. Maheswaran: No gracias, ser un guardia de seguridad no es un juego y por eso nos equipan con esto (saca una linterna).

Connie: ¡Vaya! Una linterna.

Sr. Maheswaran: Sí, se pone muy oscuro allá afuera.

(Se escucha un estruendo).

Sr. Maheswaran: (alarmado) ¿Qué fue eso?

(Se ve que alguien rompió las cadenas y el candado de la reja, el señor Maheswaran se ve preocupado).

Steven: (poniéndose una mano en la cabeza) ¡Mamma mía, la reja!

Sr. Maheswaran: (acercándose a la reja) ¿Cómo rayos pasó esto? Si fuera un rebelde con una corta cadenas este sería un corte limpio (tomando un trozo de la cadena) pero, parece que la cadena fue destrozada. Esto no fue un chico.

Connie: Bueno, si no fue un chico descarriado... ¿Qué pudo ser?

Sr. Maheswaran: Depende de nosotros averiguarlo, parece que mejor investigamos. Cucamonga, Pizzapoppolis.

Steven y Connie: (ajustándose el sombrero y al unísono) ¡Claro!

Connie: (viendo y tomando un trozo de tela) ¿Uh? (lo guarda en su bolsillo).

(Los tres caminan, viendo a los lados).

Sr. Maheswaran: ¿Hola? Soy de seguridad, estás entrando a propiedad privada, no intentes prepararte una salchicha. Divertilandia no es responsable del daño que puedas sufrir mientras intentas operar una freidora sin licencia.

Steven: ¿Se necesita licencia para operar una freidora?

(Se escucha un ruido de cajas cayendo, ellos miran al lugar).

Sr. Maheswaran: Oye, ¡detente ahí! (los tres corren hacia el lugar de donde provino el sonido, se detienen en una esquina) Hagan lo que yo hago (él rueda y los otros dos lo imitan, ilumina hacia un pasillo) ¡No te muevas!

(Se muestra que no hay nada allí).

Connie: ¿Lo perdimos?

Steven: (con tono italiano) ¿Hacia dónde se fue tan rápido?

Sr. Maheswaran: (parando con la mano) Bocas cerradas, ojos y orejas, abiertas.

(Todos se ponen a oír con detenimiento alrededor, el señor Maheswaran alcanza a oír una puerta moviéndose).

Narrador: Híper espacio.

Sr. Maheswaran: ¡Mala jugada, chico! Esa nave espacial está permanentemente en la Tierra. (Entra a la atracción) ¡Te tengo! Es decir, quieto (ilumina a los lados) oh, cielos. ¿Nos enfrentamos a algún tipo de escapista?

Connie: (acercándose al mando de control) Oye Steven, tal vez debamos traer nuestras armas.

Sr. Maheswaran: Eso no será necesario, no estamos aquí para escalar la situación, además un buen guardia de seguridad solo necesita su confiable linterna (la puerta se cierra) ¡Oye, abre en este instante! (empiezan a aporrear la puerta).

Connie: ¡Sí, déjanos salir!

(La atracción se enciende y comienza a moverse).

Steven: ¡El juego se está moviendo!

Connie: ¡Tenemos que apagarlo!

Sr. Maheswaran: ¡No se preocupen, solo usaré mi confiable linterna!

(Él arroja la linterna, y casi logra apagar el juego, pero la linterna se mantiene girando por la aceleración).

Steven: ¡Oh no!

Connie: ¡Es leyes de la física!

(La linterna regresa, golpeando al señor Maheswaran en el rostro).

Connie: ¿Estás bien papá?

Sr. Maheswaran: Sí, pero se me ocurrió una nueva idea, esta vez la lanzaré en un ángulo.

Connie: ¡Papá no creo que eso funcione!

Sr. Maheswaran: ¡Ve! (la arroja, se va en diagonal y golpea reiteradamente al señor Maheswaran).

Steven: ¡Tenemos que salir de esta condimentada albóndiga! (Steven se impulsa al centro) ¡Oigan, esta parte no se mueve!

Connie: ¡Steven! (la linterna golpea otra vez al señor Maheswaran).

Steven: Lo siento (apaga el juego).

(Comienza a dejar de girar, Steven sale pateando la puerta, todos están mareados).

Sr. Maheswaran: Oh, escucha, tú físico-culturista, escapista, criminal, esto no es un juego. Has puesto en peligro a un oficial de la ley y a dos niños pequeños. ¡Révelate! Antes de que te metas en serios problemas.

Connie: Steven, ¿crees que sea algún tipo de gema mutante o monstruo?

Steven: Podría ser, pero nos atrapó, los monstruos y los mutantes no son tan listos.

Connie: ¿O podríamos enfrentarnos a una gema del Planeta Madre?

Sr. Maheswaran: ¿Planeta Madre? ¿Gema? ¿Mutante? Ah, yo, ah, bueno... (le quita las baterías su linterna) lo que sea (empieza a ponerle nuevas) si alguien está invadiendo, él tendrá que responderme a mí.

(Siguen revisando en los alrededores).

Connie: Hay tanto silencio.

(Las luces de Divertilandia se encienden).

Sr. Maheswaran: (ajustándose las gafas) No puedo creerlo, se burla de nosotros. ¡Révelate! (comienzan a caminar por Divertilandia)¿Qué es lo que quieres aquí? ¿Premios? ¿Diversión? (se detiene en un puesto)¿Crees que este es lugar para entretenerte? Tú, monstruo enfermo. ¡Destruir la santidad de esta tierra de diversión!

(Se ve una sombra detrás del señor Maheswaran).

Connie: ¡Detrás de ti!

(La reja del puesto le cae encima al señor Maheswaran).

Connie: ¡Papá!

Steven: ¡Señor Maheswaran!

Sr. Maheswaran: Oh, no se preocupen, estoy bien, solo...

(Una sombra pasa muy rápido).

Sr. Maheswaran: ¡Allí está!

Connie: (levantándose) ¡Vamos, Steven!

(Ellos dos empiezan a correr).

Sr. Maheswaran: ¡Voy detrás de ustedes!

Connie: ¡No te escaparás esta vez!

(La sombra tira un bote de basura, ellos pasan de largo, también tira una máquina de chicles).

Connie: ¡Son muchas gomas de mascar!

Steven: ¡Salta!

(Steven sujeta a Connie y flotan gracias al impulso).

Narrador: Callejón sin salida.

(Ellos corren hacia él y se paran en seco).

Connie: ¡Es hora de rendirte!

Steven: ¡No hay salida!

Sr. Maheswaran: ¡Gomas de mascar! ¡Ahh! (se tropieza y cae al suelo, se levanta inmediatamente) Hola niños.

Connie: El culpable está al final del callejón papá.

Sr. Maheswaran: Buen trabajo chicos (enciende su linterna) ahora vamos a iluminar a este sujeto.

(Lo iluminan y resulta que es Cebolla).

Steven: Espera, ¿Cebolla?

Sr. Maheswaran: ¿Tú? ¿Qué estás haciendo aquí? Estamos en medio de una investigación muy importante.

Connie: Papá, creo que es quien ha causado todos estos problemas.

Steven: Cebolla, soy yo, Steven (se quita el disfraz) Steven Universe.

(Cebolla comienza a alertar a Steven de algo, señalando e imitando unos movimientos).

Steven: Es solo el señor Maheswaran, oh cielos, ¿creíste que un grupo de extraños te estaba persiguiendo? Ya entiendo porque estabas intentando despistarnos. Cebolla, todo está bien (Cebolla se ve más relajado).

Sr. Maheswaran: No puede ser solo un niño, ¡esto no tiene sentido! ¿Qué hay de la gran sombra?

Connie: (ilumina con la linterna de su papá a Cebolla, se ve una gran sombra) Creo que la linterna hizo que se viera grande.

Sr. Maheswaran: Pero la cerca quedó destrozada.

Steven: Lo he visto usar un soplete antes.

Connie: Y también encontré este trozo de tela atorado en la cerca.

(Cebolla se gira y se ve que le falta una parte del pantalón).

Sr. Maheswaran: (suspirando) Desde luego, nunca es algo interesante.

Connie: ¿Qué sucede?

Sr. Maheswaran: No sucede nada, es solo que mi trabajo no es como las emocionantes aventuras que has tenido con Steven, o las emergencias de vida o muerte que tu madre tiene en el hospital. La mayor de acción que veo es decirle a los niños que dejen de merodear, esperaba que tal vez pudieras verme haciendo algo importante, pero creo que (moviendo una goma de mascar del suelo) solo sirvo para ser tu bobo y viejo papá (mueve demasiado al goma de mascar y se resbala con ella, suspira, se queda sentado).

Connie: Tienes razón, eres viejo pero (poniéndole una broma en el hombro) por eso me gusta salir contigo. Tengo suficientes cosas serias aconteciendo en mi vida, a veces solo quiero pasar tiempo con mi papá.

(Ambos sonríen).

Sr. Maheswaran: Gracias, eres un tesoro, Verónica Cucamonga.

(Connie se ríe).

(La escena cambia a los cuatro fuera de Divertilandia).

Sr. Maheswaran: Bueno niño, tal vez fue un gran malentendido, pero aún estás en problemas por esa cerca (Cebolla niega con la cabeza, señalándose a sí mismo) oh, sí que lo estás.

Steven: Creo que lo dejaremos libre esta vez, ya le dimos un buen susto.

Connie: La ley debe ser diferente para alguien de su edad.

Sr. Maheswaran: (suspira) ¿Aprendiste tu lección? (Cebolla asiente) Entonces puedes irte (Steven, Connie y él se meten al auto, Steven lo saluda desde adentro) y recuerda niño, sin merodear (yéndose) no sé como voy a explicarles esto a la oficina.

(Cebolla se queda mirando, dos sombras, una grande y una pequeña con alas se le quedan viendo, él se gira).

-Fin del episodio-.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.