FANDOM


Antología que iré actualizando cuando quiera

Pinceladas de claros oscuros

Cuando llega la hora de descubrir algo nuevo, siempre tiendo a ser algo reacio a aquello que desconozco, siempre actuo igual, dejándome llevar por el miedo. Lo nuevo, la novedad, la primicia... distintas formas de nombrar a esas sensaciones que nunca he sentido, a esos recuerdos que nunca tuve, y a esas personas que jamás conocí, pero como en todo, cuando llega el momento de conocer lo nuevo, no puedo evitar dar pequeñas pinceladas de claro oscuro. ¿Será algo bueno? ¿Me podrá hacer daño? ¿Cómo será? ¿No es demasiado nuevo para mí? Son cosas que suelo pensar, y desconcertado, decido dar el paso y desvelar todo aquel misterio acerca de esa novedad en mi vida.

El miedo que tengo siempre es descomunal, pero la satisfacción que me llevo al ver como aquella cosa nueva llena mi vacío existencial es completamente grata. Danzo entre la luz y la oscuridad, pasando por la bondad, la risa, la felicidad, la decisión, la desesperación, la tristeza, el desasosiego, la ansiedad... pintando un paisaje de claros oscuros que nubla mi cabeza. 

A veces siento que pienso demasiado las cosas y que tal vez debería lanzarme a lo desconocido sin dudar, pero la incógnita de no saber que se encuentra más allá de aquel límite que mis ojos no pueden ver, hace que me ancle al pasado y no quiera huir de él... a veces siento que pienso demasiado las cosas, y otras simplemente voy pintando claros oscuros que me ayuden a superar esos momentos de pesadumbre y tristeza... a veces siento, que el hecho de pintar claros oscuros no hace nada mas que profundizar en aquellos males que nublan mi cabeza, pero es algo que realmente me gusta, y aunque me autodestruya, no quiero parar de pintar el camino de mi destino de claros oscuros.

La Otra Cara

Algo que siempre me he preguntado, es el cómo se siente la luna al saber que por mucho que alguien la mire, jamás podrá conocerla realmente, jamás podrá representarla fielmente, jamás podrá ver esa cara que el astro rey no quiere iluminar. 

Como la luna a la que siempre observo, yo también tengo esa cara oculta, esa cara que pocos han visto de mí, una cara de soledad y marginación, de autodestrucción y sufrimiento, una cara que realmente no quiero que nadie vea, y si tengo que esconderme para que así sea, no tendré más remedio que hacerlo, por el bien de mi pequeño yo.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.